Otoño e invierno: las mejores estaciones para la cirugía plástica

Otoño e invierno: las mejores estaciones para la cirugía plástica

Saber elegir el momento adecuado para una intervención de cirugía plástica es algo importante pero, ¿sabemos cuándo es la mejor época? Y es que, aunque no existe una fecha exacta que se considere mejor que otra, si que es más común el aumento de pacientes durante la temporada de otoño-invierno frente al verano. Este es un dilema al que se enfrentan muchas personas cuando consideran la posibilidad de someterse a una intervención de la cirugía plástica: saber cuál es la mejor época del año para realizar el procedimiento. Una de las condiciones es que durante el invierno hay menos horas de luz y el sol no es tan intenso como en verano Pensando lógicamente, en verano es cuando la mayoría de las personas quieren mostrar su cuerpo y verse atractivos, entonces teniendo eso en mente, podríamos decir que los meses de otoño e invierno son los mejores momentos para someterse a una cirugía estética. No obstante, no debemos olvidar, que la cirugía estética debe utilizarse y acudir a ella para restaurar la confianza y mejorar la belleza natural de uno mismo.

Para ello, cualquier época del año puede ser perfecta, pero conozcamos porque tantas personas eligen realizarse las intervenciones de cirugía estética durante los meses de otoño e invierno.

1. La recuperación puede ser más sencilla. Procedimientos como la Liposucción, la abdominoplastia o los implantes mamarios, cuya recuperación es más prolongada, hace que muchos pacientes se planteen la posibilidad de realizar o no esta intervención. Siempre va a ver un periodo de recuperación más o menos prolongado que no podemos evitar, salvo que nos sometamos a otros procedimientos de medicina estética como podría ser el botox o los rellenos faciales. Sin embargo si tenemos que someternos a un procedimiento o intervención que requiera una recuperación algo más prolongada, entonces los meses fríos del invierno van a ser los más adecuados.

2. Pasar desapercibido Como todos sabemos los meses más fríos del año llevamos mayor cantidad de ropa, poder esconder los vendajes o fajas se convierte en una tarea mucho más sencilla. Es interesante tener en cuenta esto si no quieres que la gente sepa que has pasado por el quirófano.

3. Una gran excusa para descansar Aquellas personas que tienen una vida estresante, pueden emplear este tiempo de recuperación para relajarse en la comodidad del hogar y escapar de el estrés El trabajo, los atascos de las ciudades etc. Durante el invierno es más sencillo organizarse los horarios y permanecer en casa relajado, lo que va a permitir un descanso y una recuperación apropiados. Si tienes hijos asegúrate de que están en la escuela durante la recuperación.

4. Podemos evitar el sol más fácilmente Todos sabemos que el sol puede ser dañino para la piel, especialmente cuando nos estamos recuperando de una intervención quirúrgica. Demasiada exposición al sol puede aumentar el tiempo de recuperación ya que la herida tardaría más en cicatrizar, además de que puede provocar infecciones e incluso en algunos casos dejar las cicatrices permanentes. Durante el invierno hay menos horas de luz y el sol no es tan intenso como en verano. Estas condiciones junto con el hecho de que la mayoría de las personas pasamos más tiempo en casa, nos va ayudar a garantizar que la exposición al sol sea la mínima.

5. Un regalo de belleza y cuidado personal. Para muchas personas las vacaciones en invierno son una buena elección. Por tanto no es raro que en ocasiones, aprovechemos esta época para hacer un regalo especial a nuestra pareja o algún familiar para que se sometan a una intervención de cirugía estética, para resolver algún aspecto que quieran corregir, como puede ser una rinoplastia o un lipoláser para reducir la grasa acumulada.

Enlaces de interés:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *