ABDOMINOPLASTIA

La reducción de abdomen o Abdominoplastia es la cirugía mediante la cual se elimina el exceso de piel y grasa del abdomen. El paciente vuelve a tener una figura armónica, saludable y atractiva con un abdomen plano, terso y firme.

30% OFF!

No pierdas esta oportunidad

llamada

¿qué es la abdominoplastia?

Es una cirugía tanto para hombres como mujeres que presentan problemas abdominales derivados de exceso de piel. Pueden deberse a falta de tono muscular (a causa de la vida sedentaria o de los partos), exceso de grasa (cúmulos de grasa en el abdomen) o exceso de piel por flacidez (por adelgazamientos bruscos o partos).

Se trata de una cirugía para conseguir un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha. Esta operación conseguirá reducir de una forma muy notable el aspecto abombado del abdomen.

 

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una abdominoplastia?

La abdominoplastia, que también sirve para estirar los músculos de la pared abdominal, está especialmente dirigida a hombres y mujeres que tienen un cúmulo de grasa en esta zona que no responde ni a una dieta hipocalórica ni al ejercicio físico.

Las mujeres que, después de múltiples embarazos tienen los músculos del abdomen distendidos son, sin duda también, muy buenas candidatas para una abdominoplastia.

Deben prestar especial atención aquellas personas que tengan previsto perder mucho peso y, también, por el contrario, aquellas mujeres que deseen quedarse embarazadas de nuevo. En estos casos es mejor que se posponga la operación.

Duración, anestesia y hospitalización

Para esta intervención se requiere anestesia epidural o general y solo en algunos casos muy concretos, cuando se realiza una abdominoplastia parcial, se realiza con anestesia local. La duración oscila entre 2 y 5 horas y requiere una noche de ingreso (en el caso de que la intervención sea parcial, el tiempo se reduce considerablemente -de 1 a 2 horas - y puede realizarse de manera ambulatoria sin ingreso).

¿Cómo es el proceso?

La lipectomía abdominal es una intervención quirúrgica que consiste en despegar y resecar la piel y la grasa del abdomen mediante una incisión en el pliegue suprapúbico (por encima del pubis), lo que permite que la cicatriz quede perfectamente disimulada por la ropa interior o el bañador. Esta operación permite además la reparación de la pared muscular a fin de conseguir un abdomen plano y, en casos indicados, el estrechamiento de la cintura del paciente. La extensión de la incisión dependerá de la flacidez de la piel y del grado de obesidad de la persona.

Todo el procedimiento dura aproximadamente entre 2-3 horas dependiendo de la complejidad. Una vez finalizada la cirugía, la paciente llevará un sistema de drenaje durante 24 o 48 horas según el caso. Los puntos de sutura se retiran a las 2 semanas.

Post Operatorio

Con el objetivo de conseguir una rápida recuperación, el paciente deberá andar mucho. Los puntos se retirarán unos 10 o 15 días después de la cirugía y será en este momento cuando el paciente ya pueda incorporarse  de nuevo a su actividad laboral.

Será necesaria una faja compresiva durante un mes, periodo a partir del cual podrá reiniciar la actividad deportiva.

Precio abdominoplastia Colombia

30% OFF!

No pierdas esta oportunidad

llamada

Preguntas frecuentes sobre la abdominoplastia

¿A qué edad es aconsejable operarse?

Generalmente todas las intervenciones estéticas pueden efectuarse después de la adolescencia. Aún así, es recomendable que las mujeres que deseen tener más hijos en el futuro no se sometan a esta intervención ya que los embarazos pueden hacer perder definición de la zona abdominal.

¿La operación tiene alguna contraindicación?

En todas las intervenciones se realizan una serie de pruebas preoperatorias que, junto con el historial clínico, permitirán detectar si existe alguna contraindicación.

¿Cuales son los riesgos de la abdominoplastia?

Cada vez son menores los riesgos de este tipo de operaciones, pero como en cualquier tipo de cirugía, se pueden producir ocasionalmente complicaciones condicionadas no sólo por la habilidad y experiencia del cirujano, sino también por la calidad de cicatrización y curación del paciente así como otras complicaciones de tipo anestésico.

En cuanto a riesgos específicos de la lipectomía, puede producirse necrosis cutáneas, seromas -acumulaciones de líquido entre la piel y la pared abdominal-, una cicatrización anómala, apariencia antiestética del ombligo y un cambio en la sensibilidad de la piel que podría llegar a persistir de manera permanente. Excepto para el último caso, se requeriría tratamientos añadidos.

Aunque no pueden considerarse riesgos, hay que tener en cuenta que en ocasiones la sensación de acorchamiento o los dolores pueden prolongarse algunas semanas más de lo normal. En casos muy raros, también puede producirse un cambio en la pigmentación cutánea.